Condenada por ser demasiado ruidosa

Cuando vives con vecinos muy cerca de ti, hay que tener cuidado por las noches del ruido que se haga, ya que puedes molestarles. Algo así le paso a una joven en Estados Unidos, que acabó denunciada y condenada por ser demasiado ruidosa.... mientras practicaba sexo. Efectivamente según parece, algunos de sus vecinos estaban hartos de los gemidos y ruidos que hacía con su pareja, hasta que la denunciaron por ello, por lo que ahora tendrá que pasar entre mes y medio y 3 meses en la cárcel.



Quizás sea algo exagerado, pero es algo habitual encontrar chicas muy "expresivas" en la cama, algo que los que hayan visto videos porno pueden asegurar. Ya sea chicas experimentando a solas con masturbaciones caseras, o parejas fogosas que decidan pasar una noche loca en casa. Y es que cuando chicas jovencitas están empezando a practicar sexo, lo dan todo y no pueden evitar gemir a grito pelado, aunque eso pueda molestar a otros. Por eso, como ejemplo tenemos algunas mujeres maduras que, para que nadie pueda oírlas y de paso que ningún vecino pueda fisgar, se van a un hotel para pasar una noche loca y darlo todo sin pudor.

Lo que queda claro es que es algo difícil de controlar, sobre todo cuando hablamos de chicas desvirgadas que prueban el sexo por primera vez y, aunque la chica ya ha pedido disculpas, los días de cárcel no se los quita nadie pero a bien seguro tomará alguna medida para no perturbar el sueño de sus vecinos.